viernes, 2 de agosto de 2013

Los frikis también follan

Total, que estás un bar a eso de las tres de la mañana, un antro oscuro, preferiblemente, mirando el reloj más nervioso que un pikachu en la piscina, sudoroso, habiendo fichado ya a las veinticuatro tías que pululan el local.

Sólo se escucha el “clink, clink” de los hielos de tu tercer cubata balanceándose y algún atisbo del tema de mierda que están poniendo seguramente con el Spotify.

Entonces, cuando sabes que el tiempo se agota, que las guapas ya han pillado, que las normalitas también, y que la tiene la cara de un sharpei acaba de salir del baño de la mano de Conan el bárbaro, más follada que el tráiler de una porno, te empiezas a plantear cosas.

Y te dices a ti mismo “Wilson Sócrates Wenceslao, hoy triunfamos”. Porque ese es tu apodo latino de guerra para impresionar a la hembra humana, a la que no deberías llamar 'hembra humana' a menos que quieras acabar la noche masturbándote en tu casa mientras lloras.

Sabes cuál es la clave. La frase de entrada. El piropazo inicial. Hay muchas técnicas distintas que podemos usar. Conoceréis la del oso polar.

-¿Cuánto pesa un oso polar?
-No sé.
-Lo suficiente para romper el hielo.

Sí, muy bien, pero ojo con no saber qué decir después. Te puede salir un Titanic.

Las mujeres de hoy en día ya no piensan en el físico, tienes que sorprenderlas con tu intelecto. Y sobretodo, tu confianza. Inteligencia y atrevimiento. Por ejemplo, “Como tengas el nivel de midiclorianos como esas tetas te daba con la Fuerza por el Lado Oscuro, nena”.

Lo de nena es indispensable. Denota que eres pícaro, sagaz e impetuoso.

Que no os engañen, ser friki es una ventaja para ligar. Puedes utilizar todas las frases míticas, por ejemplo, de videojuegos que quieras que posiblemente nadie en el bar las reconozca.

-Hola, guapo.
-FINISH HIM!

Ahora sí, procurad que encajen. Y claro, que ella no se aún más friki que vosotros:

-Hola, soy Ana.
-It's me, Mario!
-Thank you, Mario, but our princess is in another castle.

Si consigues ligar, cuidado con meterte demasiado en el papel.
-Esta es mi casa.
-All your base are belong to us!
-Eh.. ¿Quieres un trozo de pastel?
-Vale.
-Mierda, no me queda.
-THE CAKE IS A LIE!

También puedes ligar con frases del cine, tienes de todo, para todas las situaciones:
-Buenos días, princesa.
-Es de noche.
-Te haré una oferta que no podrás rechazar.
-¿Cuál?
-Tócala otra vez, Sam.
-No soy Sam y quién coño eres?
-Soy Batman.
-Agh, me voy de aquí.
-Sayonara, baby.

Y, por Dios, si llegas al sexo con estos consejos, no termines diciendo
“THE BOMB HAS BEEN PLANTED”.  

¡Lo más visto!

Se ha producido un error en este gadget.