viernes, 13 de julio de 2012

Señor Rojo, Señor Negro. Un encuentro in y esperado.

“He oído hablar de vidas que tan sólo duran una noche, pero he vivido noches que me han parecido una vida”

Las personas de nombres sencillos suelen tener vidas intensas, y, sin haberse conocido en toda su vida, son capaces de compartir la experiencia vital de sus desquiciadas mentes en unas pocas horas. Incluso minutos.

El señor Negro vive en un sueño distorsionado, donde las estaciones cambian a cada paso y la música maravilla sus oídos. La música es un ser atroz. La música te vuelve valiente, te deprime, te empuja, te manipula, te hace sonreír, te golpea… Siempre con éxito, siempre cercana e ineludible. Es frío y calor, jamás templanza, siempre un extremo.

El señor Rojo vive en una pesadilla.  El señor Rojo camina sobre sangre, pasea entre tinieblas, conversa con la muerte. El señor Rojo ama el miedo. Le hace sentir vivo, se deja poseer por él, por la tortura, por el malestar, por la necesidad de aguantar y no escapar de su pesadilla. La felicidad es un sueño sin fecha.
El señor Negro ha visto al Señor Rojo. El señor Rojo ha visto al señor Negro. Rojo dice azar, Negro dice causalidad. Su primera charla, y no se han dirigido palabra alguna. Ambos viven en un limbo temporal. Negro se niega a afrontar el paso del tiempo, Rojo vive esperando su pesadilla. Sólo observan, sólo hacen conjeturas. Las palabras no tienen importancia.

Negro vuelve al sueño atemporal, Rojo a su pesadilla. No tiene más sentido, pero en el regreso, cualquiera sabe que sueño y pesadilla van de la mano. Las conjeturas ya no tienen lugar aquí, sólo la sinceridad. No hay quien juzgue una pausa del destino.

El señor Negro y el señor Rojo se cruzan. Su encuentro es una mezcla de sueño y pesadilla. Como una calavera sonriente. Como una princesa muerta. Tan bello como real, sentenciador y efímero. Ni siquiera es necesario recordarlo.

Negro piensa en pesadillas. Rojo espera soñar. Y después recuerdos de momentos inexistentes que ninguno echará en falta.

No hay comentarios:

¡Lo más visto!

Se ha producido un error en este gadget.