martes, 23 de noviembre de 2010

Ay, Bilbao, Bilbao

Voy a ser sincero, se me ha ocurrido escribir sobre el par de noticias de las que me he enterado este mediodía nada más llegar de clases, el ataque de Corea del Norte a su vecina del sur y la tragedia de anoche en Camboya, luego he caído, casi sin meditarlo, en que el propósito del blog es desconectar, te haga gracia o no, así que me lo guardo que os sobrarán medios donde leer sobre los acontecimientos estos.

De todas formas no puedo dejar de imaginarme al ‘bueno’ de Kim Jong Il vestido de Darth Vader con la Imperial March de fondo dando paseítos por alguna plaza de la capital.


En fin, maravilloso día sin sol en los alrededores de la capital vizcaína, esa ciudad mágica llena de historias de interés que es mi Bilbao, con su museo de lata, el perrito hecho de zarzas y el falo Iberdrola, y esa maravillosa calle de borracheras del Casco Viejo que es Iturri, que te puede oler una esquina a pincho moruno y la siguiente a orines.

No os engañéis, es un cumplido, una ciudad que no tenga calles así ni es ciudad ni es nada, y menos me voy a meter con una calle que me ha dado y da los mejores fines de semana que puedo pedir. Cuando me acuerdo de ellos la mañana siguiente, si.

Es esa mezcla de humo, olor a hierba, alcohol, antros, oscuridad, pintxos, lluvia, música y ruido, que te envuelve, te seduce, te viola sin cuidado y te aturde, hasta que le coges cariño al rito. O te dejas la cartera en borracheras y solo queda vagabundear bajo la eterna lluvia a la que tan acostumbrados están los bilbaínos. 

Aquí son los paraguas los que usan vascos para taparse. (No está para nada estereotipado el ejemplo del dibujo, no)

Es un… sitio con encanto, Bilbao.

¿Y yo por qué estoy hablando de Bilbao como un pánfilo nostálgico si me paso allí las 26 horas del día como un gilipollas?

Y ahora me decís cuándo fue la última vez que escuchasteis la palabra ‘pánfilo’. Estoy de un arcaico esta semana, que, ¡Pardiez! No sé ni a dónde iremos a parar.


Eh… Pasad una buena tarde de martes.

3 comentarios:

Mess dijo...

Pero si tú eres de Galdakao, qué hablas, si te pierdes por las calles de Bilbao como si fueses de Arroyomolino de León. Jáaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

SeFi dijo...

Bueno aquí la bilbaína que coge el metro para ir de Abando a Moyua por si le viola un oso polarrr RELOL

Gincrispi dijo...

Hola, hacía tiempo (eones) que no me pasaba por aquí. Al coreano me lo imagino como el malo de Mortadelo y filemón (la primera película) y con algún tipo de complejo... No sé, seguro que le daban cates en el colegio...

¡Lo más visto!

Se ha producido un error en este gadget.