domingo, 2 de mayo de 2010

Tengo escarcha en las pestañas



Si, me han comentado que no te gusta el frío. Eso es estúpido. Si, déjame terminar, te diré por qué. Es cierto que el calor está bien, bien lo sabemos todos, es agradable y despreocupado. Es una sensación que te anima, te entretiene y divierte, te hace permanecer en el momento, olvidar consecuencias, etc. (Aunque aclaremos que ello no quiere decir que aproveches el momento, claro) en cambio, el frío es cruel, doloroso, te ataca y golpea, humilla, escupe y ni siquiera pide perdón por ello.

Hasta aquí todavía creerás que el frío es horrible, indeseable... odioso, tal vez. Pero no hay nada que por bien no venga. El frío es muchas veces sinónimo de soledad, y la soledad no es más que una amplia ventaja en muchos campos. Te permite ser el espectador del espectáculo y hacer esos comentarios tan inteligentes como "Oh, no deberías haber hecho eso"
Me refiero, joven amigo, a que lo aproveches para bien. Eh, despierta, the world is yours. ¿Qué tal un paseo entre esos pinos nevados? ¿Hacer ángeles en la nieve? ¿Esquiar, tirarte en una caja por una ladera nevada?

Bueno, no pienso repetírtelo, deja de buscar el sol de noche. No eres demasiado bueno para la luna.

Y ahora me voy, a algún agujero en alguna montaña nevada, donde nunca hace calor y yo lo aprecio. Lo agradezco. Doy gracias cada mañana a Dios por cada punzada de dolor causado por la ventisca. Si te golpea, mantente firme, maldita sea.

1 comentario:

Joey dijo...

Siempre es mejor pasar un poco de frío...Además si mueres de frío ni te enteras, te quedas dormido

¡Lo más visto!

Se ha producido un error en este gadget.