jueves, 22 de abril de 2010

Lata de aceite, otra historia romántica






Hans nunca supo ligar. Siempre fue tipo tímido, cohibido por los humeantes cilindros de los fumadores barisinos, las luces de colores y la permanente oscuridad de discoteca penumbrosa.

Recuerdo, o quizás me lo esté inventando, que una vez, nada más pisar el primer baldosín de un bareto cutrón de la calle más vieja de la zona más vieja del barrio más viejo de Bilbao, (Si leéis esto en alto, que es lo más probable, coged aire) sintió lo que hoy llamamos mariposillas en el estómago. En aquellos días se lo llamaba ‘querer cagar’, pero resultaba muy duro adaptarse a dos infinitivos seguidos.

Enamorado cual mosca por bombilla, de esto que no te hace falta ni porno para onanismizacionarte*, dejó la gabardina en el perchero y depositó sus posaderas en un sofá cercano a la barra, y por tanto, a su posiblemente-no-demasiado-fea dulcinea.

-Si yo fuese tus bragas, y tu vagina Normandía en la Segunda Guerra Mundial, posiblemente me encantaría ser soldado americano para, digamos, desembarcar.

-Pero para eso no tienes que ser mis bragas, con que seas soldado y desembarques ya vale.

-Menuda guarra estás hecha. Así no vas a seducirme.

Si, amigos, le rompió los huevos. Pero claro, si tenemos en cuenta que el objetivo primordial de ligar es que la chica te toque los genitales, es una clara victoria.

Claro que, esto era una simple anécdota de juventud. La verdad es que la vida de Hans gira en torno a una tan trágica como épica historia de amor que ahora no os contaré porque me apetece hablar de los trocitos de comida que se quedan entre los dientes.

¿Qué asco, no? Imagínate que tienes prisa, comes, no te das cuenta no te cepillas tus dientes y sales a la calle con un pollo muerto entre los dientes. Y la gente por la calle:

-¿Eh, y ese pollo?

Claro, y tú piensas ¡mierda, la lavadora!

En fin. En realidad esto era para anunciar mi próxima entrada:


*Pajas. Hacerse pajas.

3 comentarios:

Leire Olivares dijo...

Oyoyoyoyoyoyoyoyoy, la próxima no me la pierdo

Joey dijo...

pobre Hans...
seguro que los martes y 13 son sus días de suerte
la próxima entrega promete :D

Arkada en la Grada dijo...

Sí, hola, ¿es aquí donde me puedo apuntar al sorteo de un iPod?

¡Lo más visto!

Se ha producido un error en este gadget.