jueves, 18 de febrero de 2010

Entre yo y el kétchup





Son las cuatro y esto es una mierda. No hay chocolate en casa. Espera... ¿Esto ya lo dije ayer?
Joder, y no he ido a comprar.

Mmmm...


¿Se puede saber a quién le importa que yo, a las cuatro de la mañana de un jueves, tenga o no tenga o no haya comprado chocolate?

¿...Hola?

Bueno, si no hay respuesta tampoco prepararé mis famosos sángüiches de nocilla con queso (Casi sorprende más que escriba así sandwich que el hecho de que mezcle nocilla con queso) cuando alguno me visite en casa. En fin, dejémonos de tonterías, hoy voy a hablaros en serio de una de mis manías más estúpidas.

"Manía número 8: El ketchup me da bastante... asco"

Vale, pues es estúpido. Creo que dejé de comer ketchup hace dos o tres años, a raíz del incidente de la hamburguesa con queso.

EL INCIDENTE DE LA HAMBURGUESA CON QUESO (FUCK THE CHEESEBURGER)

Vale, a mi queridísima Maribel, (mi madre, si) algún domingo le daba por preparar un plato tipiquísimo en el sur de la Galicia profunda: La cheeseburger.(O hamburguesa á feira)

Vale, no era como la de la foto. Era una especie de bocadillo con queso, cebolla y mayonesa (y carne de hamburguesa joder, que parecemos nuevos). ¿Dónde estaba el toque gallego? Bueno, a veces se ponía la TVG cuando cocinaba.

La cuestión es que jamás de los jamases (Salvo aquel verano en Narnia) había probado una hamburguesa de ese calibre. Era perfecta. No diré más. A esto que termino y mi mamá dice:

"Cariño (Si, me llama cariño y a veces cielo. Si vuestra madre no lo hace es que no os quiere) ¿Cómo es que no le echaste ketchup a la hamburguesa?"

Ahora viene el típico zoomazo de película a mis ojos abiertos como platos en la mesa. El kétchup me había estado engañando durante siglos. No sólo daba sabor a las comidas que de por sí no lo tienen, como los yogures naturales sin azúcar, también le arrebataba el sabor a las cosas deliciosas. Fue un gran descubrimiento y el kétchup pasó a mi extensa 'Lista de cosas que aborrezco y que destruiría si no supusiera un acto inmoral o dañara la integridad física de personas a las que quiero o la mía propia', entre los productos Apple y mi viejo ordenador de mesa.

Ahora mi ordenador de mesa no está en la lista. Así de duro soy.

Pues eso, no era que no me gustase, sino el rencor de haberme perdido años y años de comidas deliciosas por culpa de esa asquerosa salsa vomitiva. Con los años le cogí asco. A su olor. A su sabor. A su textura. Al tapón del envase que estaba super duro y que me hacía muchísimo daño en el dedo al abrirlo.*


Y esa es mi historia. Me voy a la cama, que Madera está medio dormido y no quiero molestarle.

Bueno, en realidad me muero de sueño, qué cojones me importa a mí lo que haga o deje de hacer un animal de madera. Mmm.. aunque eso decían en Troya y luego...ZAS! Brad Pitt interpretando a Aquiles.

Buenas noches.

*En la versión original he puesto 'tampón' inconscientemente. No sé qué significa eso.
**"Manía número 30: Me gusta aclarar cosas innecesarias"

3 comentarios:

Joey dijo...

Nº1- Si hicieras como yo no le tendrias asco al ketchup.Ejemplo: plato de 30 patatas fritas; 15 con ketchup y 15 no. Aclaracion: no sirve para todo, y obviamente una cheeseburger NUNCA puede llevar ketchup, sino se llamaria ketcheese burger o algo x el estilo...
Nº2- ¿Madera?¿Todavia le llamas asi?¿WTF?
Nº3- Mi madre no me llama cielo y creo q aun asi me quiere, dondequiera q este ahora despues de abandonarme en aquel brik de don simon...

Indy dijo...

Yo sólo tomo ketchup con huevo y patatas fritas. Por lo demás, prefiero evitarlo ^^

Tienes que cambiarle el nombre a tu gato. "Calcetines" mola mucho más.

Y mi mamá no me llama cielo, ni cariño D: Me llama rata. Creo que es cariñoso... xD

Tormenta dijo...

Si no te importa que madera tenga sueño, porque te importa tanto que tenga celos a mi lindo minino¿?

¡Lo más visto!

Se ha producido un error en este gadget.