miércoles, 24 de febrero de 2010

Clase S(ubnormales) 1 y 2

Ya no sé qué estoy haciendo con mi vida. En fin, allá vamos.

Clase S(ubnormales) es una clase en la que todo el mundo tiene retraso mental. Nadie se libra, por lo que, conseguir mantener una conversación coherente resulta una tarea imposible.

Esta es una descripción de lo que vais a ver a continuación, que no es más que una de las extrañas ocurrencias del señor Sheppard, que lleva una tronada en la cabeza envidiable y que además me amenaza y chantajea para que participe en sus intentos por convertir a la sociedad en un cúmulo de idiotez.

ESTO NO ME REPRESENTA, pero soy el de la izquierda. (Qué tontería, si me conocéis de sobra)




NO LEAIS ESTE BLOG:
O si, yo qué sé.

jueves, 18 de febrero de 2010

Entre yo y el kétchup





Son las cuatro y esto es una mierda. No hay chocolate en casa. Espera... ¿Esto ya lo dije ayer?
Joder, y no he ido a comprar.

Mmmm...


¿Se puede saber a quién le importa que yo, a las cuatro de la mañana de un jueves, tenga o no tenga o no haya comprado chocolate?

¿...Hola?

Bueno, si no hay respuesta tampoco prepararé mis famosos sángüiches de nocilla con queso (Casi sorprende más que escriba así sandwich que el hecho de que mezcle nocilla con queso) cuando alguno me visite en casa. En fin, dejémonos de tonterías, hoy voy a hablaros en serio de una de mis manías más estúpidas.

"Manía número 8: El ketchup me da bastante... asco"

Vale, pues es estúpido. Creo que dejé de comer ketchup hace dos o tres años, a raíz del incidente de la hamburguesa con queso.

EL INCIDENTE DE LA HAMBURGUESA CON QUESO (FUCK THE CHEESEBURGER)

Vale, a mi queridísima Maribel, (mi madre, si) algún domingo le daba por preparar un plato tipiquísimo en el sur de la Galicia profunda: La cheeseburger.(O hamburguesa á feira)

Vale, no era como la de la foto. Era una especie de bocadillo con queso, cebolla y mayonesa (y carne de hamburguesa joder, que parecemos nuevos). ¿Dónde estaba el toque gallego? Bueno, a veces se ponía la TVG cuando cocinaba.

La cuestión es que jamás de los jamases (Salvo aquel verano en Narnia) había probado una hamburguesa de ese calibre. Era perfecta. No diré más. A esto que termino y mi mamá dice:

"Cariño (Si, me llama cariño y a veces cielo. Si vuestra madre no lo hace es que no os quiere) ¿Cómo es que no le echaste ketchup a la hamburguesa?"

Ahora viene el típico zoomazo de película a mis ojos abiertos como platos en la mesa. El kétchup me había estado engañando durante siglos. No sólo daba sabor a las comidas que de por sí no lo tienen, como los yogures naturales sin azúcar, también le arrebataba el sabor a las cosas deliciosas. Fue un gran descubrimiento y el kétchup pasó a mi extensa 'Lista de cosas que aborrezco y que destruiría si no supusiera un acto inmoral o dañara la integridad física de personas a las que quiero o la mía propia', entre los productos Apple y mi viejo ordenador de mesa.

Ahora mi ordenador de mesa no está en la lista. Así de duro soy.

Pues eso, no era que no me gustase, sino el rencor de haberme perdido años y años de comidas deliciosas por culpa de esa asquerosa salsa vomitiva. Con los años le cogí asco. A su olor. A su sabor. A su textura. Al tapón del envase que estaba super duro y que me hacía muchísimo daño en el dedo al abrirlo.*


Y esa es mi historia. Me voy a la cama, que Madera está medio dormido y no quiero molestarle.

Bueno, en realidad me muero de sueño, qué cojones me importa a mí lo que haga o deje de hacer un animal de madera. Mmm.. aunque eso decían en Troya y luego...ZAS! Brad Pitt interpretando a Aquiles.

Buenas noches.

*En la versión original he puesto 'tampón' inconscientemente. No sé qué significa eso.
**"Manía número 30: Me gusta aclarar cosas innecesarias"

miércoles, 17 de febrero de 2010

Un apasionante relato sobre cubitos de hielo


Iba a calcar una de mis actualizaciones de fotolog, de esas que escribía siglos atrás, pero me ha dado por releerla antes de publicarla y no me represento, así que en lugar de eso voy a escribir 10 pañuelos con loción suavizante en varios idiomas. 10 pañuelos con loción suavizante. 10 musuzapi lozio leungarriarekin, 10 mocadors amb loció suavitzant, 10 panos de man con loción suavizante.

Ahora, pensad en lluvia

Ahora, pensad en un oso pardo frente a un ventilador cagando bolitas de mierda contra un cubo de agua.

Pues eso.

¿Cómo folla un gato de madera?


Son las cuatro y esto es una mierda. No hay chocolate en casa. Me he tragado como diez capítulos de Friends sin una mísera onza de chocolate, creo que mi odio aumenta por momentos.

Me frustro muchísimo pero oye, es ver a mi gato de madera junto al monitor y como que se me van las penas. Me hace compañía, no me critica, ni siquiera me mira mal. (Es un gato de madera, ¿Qué coño va a mirar?)

"Manía número 26: No vivo feliz si no hay cantidades industriales de chocolate en casa"

Creo que es mi mejor amigo. Siempre está ahí. Escucha mi música, me oye hablar, me ve usar photoshop sin reírse de mi. Me ve elegir calcetines de distintos colores sin pensar que estoy loco. Ve que tengo la mesa hecha una pocilga y no le importa, con tal de tener un huequito.

Al principio me hacía echar de menos a Sorchico, pero bueno, siempre la tendré en el recuerdo. Era mi araña-bambú, por si alguien duda. En realidad era una pequeña araña que vivía en mi planta de bambú y que debió de crear una simbiosis con ella. Fue palmarla la araña y se me pudrió el bambú. Cosas de la geometría, supongo.

En fin, ya me estoy yendo por las ramas, a lo que iba: No tengo chocolate. Sospecho que a mi gato de madera le gusta que a mi me guste el chocolate. Al menos si le disgusta no me dice nada, se queda callado haciendo eso que hacen los gatos de madera... Estar... callados.

"Manía número 19: Tiendo a utilizar descontroladamente "en fin" y "vaya" en absolutamente todo lo que escribo"

Como veis en la foto, mi gato vive junto al módem y el altavoz. Ya sé lo que estáis pensando. Podría quedarse estéril por las ondas del módem y jamás tendría pequeñas astillitas maullantes o la mierda que pueda tener un gato de madera, pero resulta que ayer estuve meditando sobre ello y llegué a la conclusión de que... vaya... un gato de madera no puede tener sexo.

Me pasé tres horas y media debatiendo en mi cabeza sobre cómo podría un gato hecho de madera tener ehm... semillitas para fecundar a una gatita de roble, sobre el tamaño de sus pequeños... lo quesea, sobre la posición a la hora de montar la corteza de la damisela, la época de celo, la comunicación post-coito entre bichejos de madera, etc.

Finalmente decidí dar la vuelta al gato y comprobar que no tiene nada entre las patas. Y eso que su rabo es más largo que él enterito. (¿Y si mi...? ¡Oh Dios!... Mmm... )

Bueno, no sé, creo que me queda mucho que descubrir de mi gato. Ni siquiera tiene nombre. Puede que le llame... Madera. Es un nombre original. Si conocéis algún gato que se llame madera no dudéis en comunicármelo, porque sí, me gustan los gatos, pero ya sea jugando con ovillitos de lana como en un plato entre patatas con all-i-oli*

Buenas noches y... yo qué sé, masturbaos o algo. Es sano. Eso dicen.

*Era una broma, ¿Cómo iba a comerme un gato? ¿Estamos tontos o qué? ¡Pero si conozco gatos que me caen mejor que sus dueños! Maldita sea, ¿Alguien se ha creído de verdad que me comería un gato con patatas con ali oli? A ver, puede que me comiera las patatas... pero el gato no. Aunque eso supondría que cualquiera podría decir "Eh, ese tío se ha comido medio plato de gato con patatas" Que si, que solo me hubiese comido las patatas, pero eso nadie lo sabe. ¡A quién iban a creer?




martes, 16 de febrero de 2010

Miaulatriste


Le he pasado un poco de photoshop a la foto. Pero sólo para las uñas y los ojos. Bueno, y me he blanqueado los dientes, ¿Qué pasa? Pero bueno, casi todos los que leéis esto me tenéis en feisbuk o twenty así que ni me esfuerzo. Ya habréis visto las originales.

Si, esto es lo más cerca que voy a estar de parecerme a un gato negro, pero oye, ni tan mal. Podría haberme obsesionado con las alfombras, quién sabe, y ahora estarías leyendo el blog de "La alfombra persa que cuenta cuentos" pero no sé, me gustaron los felinos.

Ya sé que se nota, pero que sepáis que me parece extraño porque no es ni mi animal favorito. Es más una de mis incontables manías.

"Manía número 13: Tengo una ligera obsesión por los gatos. Sobretodo negros"

Quizás empiece a apuntarlas. Así, en medio de las actualizaciones en plan bonito.

------------

Dejémonos de mierda.




domingo, 14 de febrero de 2010

14 de febrero, FUN FUN FUN


En fin, me pongo a pensar si hoy, 14 de febrero, debería ser una fecha importante o no.

Hoy es San Valentín, sí, soy consciente, aunque ya me diréis cómo diferenciarlo de un domingo de resaca más, cafecito a las ocho de la tarde, cenar, tuenti y a la cama. (Es asombroso cómo he sustituido el Colacao de cada noche por el tuenti)

Pues hoy estoy extrañamente felicísimo. Sonrisa de oreja a oreja, ni se inmuta ante el horrible día gris de la ventana, ni después de estar solito en casa esta semana (chollo que se termina hoy, en San Valentín) ni aunque mañana haya clase, ni aunque vea derrumbarse el mundo a su alrededor.

No sé si habrá una razón concreta, bueno, sí que la hay, pero las cosas importantes no se entienden al momento, eh?

-Ya te estás poniendo empalagoso. Lo veo venir.

Eh, es San Valentín, estoy en mi derecho. A lo mejor esperabas una actualización de estas de “Odio San Valentín, es un invento del Corte Inglés, yo a mi novia le regalo cosas cualquier día del año…” Bueno, a ver, no me gustan los corazoncitos, todo rojo-rosita, las parejitas paseando mientras se dejan limpitas las tráqueas, pero oye, resulta que es… bonito?

-Te has pasado San Valentín disfrazado de gato con botas, borracho, paseándote por Bilbao con la mierda frío que hacía y durmiendo. Seguro que sabías que hoy era San Valentín porque lo has visto en la tele al despertarte.

Bueno qué más da, es un día feliz, estoy sonriente, coincide con el 14 de febrero, que se pudran los enamorados, pero yo no le voy a hacer ascos a este fantabuloso San Valentín.

Quizás hasta cambie los cigarrillos por regalices, empiece a salsear las cositas con kétchup, que hace tanto que no lo pruebo que ya no sé ni a qué sabe, y me pondré los calcetines del mismo color, y cuando haya hecho todo eso y además me compre caramelitos de menta, volveré a ganar al SingStar. Esos son mis propósitos para San Valentín. Y es por eso que Wikipedia se equivoca. Y… no sé, lárgate.

-Sí, nena, grandes decisiones. ¿Alguna canción para un día como hoy?

Of course, la más romántica que se me ocurre ahora, la intro de True Blood, “Bad Things” de Jace Everett.

Feliz San Valentín ;)

viernes, 12 de febrero de 2010

¿Qué es eso de la Resaca?


Como el señor Sheppard, yo también estoy de resaca. Si pincháis en el link él mismo os dirá por qué. "De Resaca No Se Escribe".

Pues lo cierto es que da un poco por el culo, sí. Me refiero a que, te levantas, hecho polvo, seguramente sin dormir lo que deberías, con ganas de beberte cuatro o cinco océanos y meterte la farmacia por vena, paseando por casa cual muerto viviente... Y aparece tu duende imaginario personal y te dice: '¡Que pasa, nigga! Sácate unas actus pal bloggy, no?' A lo que, sabiamente, respondes: "Gñe".

Cuando más o menos has recuperado un 60 o 70% de lo que eras el día anterior antes de ese primer katxi de cerveza es cuando empieza la segunda fase de la resaca, en la que sigue sin apetecerte una mierda de grillo ponerte a escribir tonterías en el blog. A esta segunda fase, la llamaremos "OHDIOSMIOQUÉHICEAYER".

Veamos, beber no siempre implica que las siguientes horas no las recordarás jamás, pero sí que cabe la posibilidad de que la mañana siguiente alguien te diga "Oye, brutal ayer cuando llegó la novia de tu hermano y después de intentar violarla con un gato hidráulico le vomitaste encima y te pusiste a correr desnudo por Bilbao mientras te meabas encima" y tu te quedes con cara de gilipollas pensando "¿De dónde saqué yo un gato hidráulico?"

Vale, no pasa nada, porque llegará el momento en el que llegues a la tercera fase de la resaca, la del recuento de logros.

  • Habrás pronunciado al menos 36 veces las palabras "Te quiero" seguidas de un "tío" o "eres el mejor". Lo peor es que lo sentías de verdad. Aún peor es que 28 de esas 36 veces se lo dijiste a alguien desconocido, por verdaderas proezas como pedirte perdón al pasar o dejarte colarte en el baño. Eso es un amigo.
  • Al menos pasaste por cuatro situaciones en las que diste vergüenza ajena. Recuerdas tres. La multa de 200€ por exhibicionismo en lugares públicos te da pistas sobre la cuarta.
  • Según los datos de la nosequé de Estadística, les causaste mala impresión a una media de siete mujeres, te hicieron la cobra cuatro, dos de esas cuatro son amigas tuyas, una es amiga de tu madre y la cuarta es un tío.
  • Has perdido una media de 4.95€ en comida vomitando. Lo que viene siendo un menú kebab+patatas+bebida.
  • En un momento de euforia quisiste impresionar a una fémina de esas. Pagaste un chupito con un billete de 50€ y dijiste aquello de "Quédate con las vueltas". Ella sonrío. Su novio también. La camarera se quedó con las vueltas.
  • Te alegrará saber que no recuerdas mucho, y piensas aquello de "Bueno, de esto nadie se enterará". Luego entras a Tuenti y ves que hay un completísimo reportaje fotográfico de TU noche, con 30 personas etiquetadas en cada foto. Y conoces a diez.

Pero los peores disgustos te los da la cartera al abrirla... y ver que ahí sigue, estoico, el condón de "porsiacaso", como cada mañana de resaca.

Pasen unos fantásticos carnavales.


jueves, 11 de febrero de 2010

Mi Mesa (Me Aburro)

Son las dos menos cuarto de la mañana. Noche de miércoles, madrugada de jueves. Y voy a listar toda la mierda que hay sobre mi mesa.

(Cojo aire) Un sillón rojo en miniatura donde suelo depositar mi teléfono móvil, unos prismáticos de promoción de Coca Cola, unas castañuelas hechas por mi abuelo, una agenda sospechosamente femenina, la caja de mi mp4, un minibloc de notas, once lápices, tres rotuladores, dieciséis bolígrafos, la novela gráfica Maus, sobre ella el teléfono móvil (que no está en su sillón) y un clip.

Un pelín más a la derecha otro boli que no había visto antes (azul), una lata de Mixxed Up (RedBull baratejo) vacía, la caja de mis retenedores dentales (con ellos dentro), un flexo negro, un altavoz, el módem, un sobre con fichas vacías de la uni, una tapa de yogurt, una cuajada vacía (entonces lo anterior era una tapa de cuajada), un cuchillo, un plástico, el mando del monitor, el monitor, un ratón defectuoso, una alfombrilla, un pelo (de mi cabeza, me imagino) y un micro.

Un poco más a la derecha, una estantería de mesa, con la multifunción en el primer piso, la Playstation 2 en la de en medio y la Wii debajo, un mp4 roto junto a la Play, una tarrina de DVDs sobre ella, unos cascos con micrófono, cables. Más cables. Más cables. Un Kleenex, dos creditrans agotados, otro rotulador... Y ya.


Exacto, solo uso el ratón y el monitor, el ratón va de culo, y mientras lo uso miro amenazadoramente al módem. Cuando me despisto alguna de sus luces parpadea. Me estoy preguntando por qué tengo unos prismáticos sobre la mesa. Ah, y no es que me coma la cuajada con el cuchillo, también hay una cuchara.

Y por si había dudas, en el kleenex hay mocos.

martes, 2 de febrero de 2010

HOY ES MARTES, Y PRIMERO DE MES


Y hoy me toca. Hoy pienso masturbarme. Asín de directo soy yo.

Para los que piensen que eso de que yo sólo me doy amor propio una vez al mes es mentira, sólo tengo una cosa que deciros:

"¡¿ A lo mejor es porque el resto del mes me lo paso follando como un conejo y no me da tiempo ?!"

No, en realidad es mentira. No tengo tanto dinero. Además de escaso éxito con las mujeres. Cuando tengo un sueño erótico me lo tengo que currar, y a veces me dicen que no. No os digo más.

En fin, hablemos de cosas serias. Bueno, antes deciros que lo del éxito con las mujeres es mentira. En realidad ligo una barbaridad, me llaman el mojacuevas, ya me entendéis.

-Te llaman el mojacamas, no te confundas. Y creo que eso también lo entienden.

Bueno, pero eso también lo hago por comodidad. En fin, cosas serias.

Hoy voy a ver Crepúsculo. Si, son las dos de la mañana, pero es pa que me dé más miedo aún. Como sabéis, Crepúsculo es una terrorífica película de vampiros protagonizada por uno de los 137 magos que se cargan a lo largo de la saga Potter, un tal Roberto, que no quiero ser yo criticón pero tiene un poco como cara de zapato (sin acritud), pero oye, que a las adolescentes se les derrite el... bueno, ya sabéis el qué*

*el coño

En fin, que me he cansado de criticarla sin verla, y además, que la actriz está de buen ver e igual me hago el martes con ella (Que no, que es broma, que no soy yo tan poco elegante como para decir esas cosas)

(Mucha gente me ha dicho que no se cree que yo y el que ha escrito Mil Flores sea la misma persona. Qué queréis, enamorado soy un empalagoso de mierda)

Como muchos otros, empiezo a verla esperando que en el minuto 30 o 40 salga Blade de entre unos matorrales y prepare sangría para todos con los caralámpara esos, pero me han dicho que nanai. (Gran palabra, nanai)

Pues nada, según el analytics de Google tengo entre 15 y 20 visitas al día, (que no me quejo) pero dejo caer que ME GUSTA UN MONTÓN QUE ME DEJEN COMENTARIOS. Y SE PUEDEN ESCRIBIR SIN REGISTRARSE VAGOS DE MIERDA, aunque sea para ponerme a parir (Nah, los pienso borrar) o yo qué sé, desearme un buen día.



lunes, 1 de febrero de 2010

Me se va la olla hoy


Hoy me ha dado por el "dibujaycolorea" y he dibujado a mis dos héroes: yo (con mi alter-ego de gato negro disfrazado del Gato con Botas) y a Andoni Gago (No me sorprendería que encontrarais algo en Google poniendo su nombre) en su versión cebra-centauro o como coño queráis llamarlo. Todo tiene su sentido.

El bicho de la izquierda representa mis dos mayores temores: Un dinosaurio agresivo y vivo frente a mí y encima con la cabeza de MacBook, mi pesadilla andante.

En realidad es todo parte de un cuento cuya sinopsis sería... tarará

"Black, el metagato con botas moderno, y su fiel escudero Gago Panza el Cebra-Centauro han huido de sus amigos, familia, vida social, no social, privada, azúcar y trabajos para embarcarse en una aventura épica sin límites. Para eso es una historia de ficción. Se trata del largo viaje que recorrerán juntos hasta Praga para salvarla de su eterno enemigo, Steve Jobs, y sus lagartomacbooks carnívoros, que pretenden asediarla y convertir el museo Kafka en una tienda de Apple. No es tan lineal como suena. Gago Panza encontrará a su(s) dulcinea(s) y tendrá que descubrir cómo mantener relaciones sexuales con ellas con ese cuerpo de asno que lleva."

Lo sé, suena genial.
----


En otro orden de cosas, hoy es 1 de febrero de 2010.

Nada más que añadir.

¡Lo más visto!

Se ha producido un error en este gadget.