miércoles, 19 de agosto de 2009

Si, si, diecinueve.


Oh Dios mío, ya tengo diecinueve años. Y según el momento del día puedo pasar de tener diecinueve a trece, a cuarenta y cinco, o a meses. Pero eso es porque mi madre no me dio de mamar y tengo una carencia afectiva de cojones. O de pechos, mejor dicho.

Y si, continuo vivo, y en estos cinco días que llevo con mis estrenados 19 he madurado mucho, he aprendido a aceptarme a mi mismo, con mis defectos (me creo superior a los demás, trato mal a la gente, soy un vago, escribo gilipolleces, no callo ni debajo de alquitrán, tabacaleo, bebo...) y mis virtudes (me creo superior a los demás, trato mal a la gente, soy un vago, escribo gilipolleces, no callo ni debajo de alquitrán, tabacaleo, bebo...)

Me ha ayudado mucho el comprenderlo, y estoy empezando a superar traumas infantiles, ya no me muerdo las uñas (de hecho tengo unas garras de alimoche que parezco un vagabundo tras dos semanas de expedición en un container) y he podido entrar al Zara sin problemas. (Y diréis, "¿qué cojones tiene de superación personal el entrar en Zara?" Pues os contaré que llevaba unos ocho años sin entrar en uno por un trauma cuya razón he olvidado, una de mis veintisiete manías sin sentido que me han convertido en el despojo social que soy ahora). Pero como Shrek, yo me parezco a las cebollas. "¿Tienes capas?" No, hago llorar a la gente y dejo mal aliento. Pero en este mundo sin sentido en el que vivimos solo soy una criaturita con falta de cariño. Bueno, por lo que llevo contado soy una horrible cebolla maniática con garras de buitre que se cree un gato.

Ahora ya podéis decírselo a vuestros amigos (A mí los míos me abandonaron en el 97, ahora me voy de fiesta con mi padre y un peluche de Kyle) Lo dicho, vais donde vuestros coleguitas y les decís que leeis lo que escribe una cebolla por internet. O mejor no lo comentéis, a mi me abandonaron por menos. ¿Pero para qué se quieren los amigos? Acaban siendo una carga. Empiezan invitándote a una caña para hacerse los simpáticos y acaban pidiéndote consejos existenciales "Me aburro, no sé que hacer con mi vida, necesito un reto, superarme a mi mismo" Pues yo qué se, vete al zara o hazte una paja a mano cambiada, a mi qué carallo me cuentas.

En fin, gentuza, que ya sabéis que lo de los amigos es una broma. A mi no me invitan a cañas nunca.

Un beso, corasones.

1 comentario:

Leire Olivares dijo...

Leído :) JAJAJA
Los 19 no sé si te han dejado peor o mejor de lo que estabas...

¡Lo más visto!

Se ha producido un error en este gadget.